Bienvenido a O barco.com
 Enviar Noticias  Descargas  Su cuenta  Top 10 Registrate en OBarco
Principal
· Home
· Callejero do Barco
· Chat
· Comentarios
· Contenido
· Descargas
· Economia de O Barco
· Encuesta Obarco
· Encuestas
· Enlaces Web
· Enviar Noticias
· Estadísticas Obarco
· Foros
· Historia de O Barco
· Historial de noticias
· Juego de concentración
· Juego de Padel
· Juegos on-line
· Noticias atrasadas
· Páginas Amarillas
· Puzzle de Viloira
· Tetris On-line
· Top 10
· Tu Cuenta
· Turismo de zona
· Utilidades de Internet

Gente On-Line
Bienvenido, Anonimo
Nickname
Password  
(Regístrate)
Membresía:
Ultimo: bemeta1
Nuevos Hoy: 0
Nuevos Ayer: 0
Total: 1761

Gente en línea:
Visitantes: 34
Miembros: 0
Total:34


Moderado por: AdminWeb , Gamma , Makinen , Vegetta , duas-luas

O barco.com : Index » » Política, Sociedad y Sucesos
  
 Seis meses de prisión para una maltratada al negar que su marido la arrastró por los pelos un km.
Autor Seis meses de prisión para una maltratada al negar que su marido la arrastró por los pelos un km.
Gamma




ESTA WEB Y YO SOMOS UNO
Registrado el:
22-03-2006

De Vilamartin

Mensajes : 4873

OFF-Line

 Enviado el 07-11-2008 a las 20:32   
Seis meses de prisión para una maltratada que negó en el juicio que su marido la arrastró por los pelos un kilómetro

Tras su curación, la mujer, de 56 años de edad, presentó una denuncia ante la policía, en la que relataba «minuciosamente» la agresión sufrida a manos de su esposo.


El Juzgado de lo Penal número 4 de A Coruña condenó a una mujer maltratada a seis meses de prisión y al pago de una multa de 630 euros al considerarla autora de un delito contra la Administración de Justicia. La sentencia da por hecho que esta mujer mintió en el juicio que se siguió contra su marido por malos tratos. Declaró que no la había agredido, y que se inventó la denuncia porque estaba enfadada con él, cuando luego se demostró que su esposo la había arrastrado por los pelos a lo largo de un kilómetro.

El juez recuerda en el fallo que la víctima, el 14 de enero del 2005, se presentó en un hospital con importantes heridas después de que su marido la hubiese arrastrado a lo largo de un kilómetro por una acera en A Coruña. Tras su curación, la mujer, de 56 años de edad, presentó una denuncia ante la policía, en la que relataba «minuciosamente» la agresión sufrida a manos de su esposo.

Víctima y principal testigo

Y llegó el día del juicio, el 14 de septiembre del 2006. En el banquillo se sentó su esposo, José Tarrío Maneiro, quien negó los hechos que le imputaban y por los que el fiscal pedía una pena de prisión. Tras escuchar las partes la versión del imputado, entró en la sala la esposa, víctima y principal testigo de los hechos. Podía no haber testificado, pues la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite a los familiares directos de los reos acogerse al derecho de no declarar.

Pero quiso hablar bajo juramento de decir la verdad. Y dijo que su esposo no la agredió: «Solo me cogió un poquito por los pelos, pero sin llegar a arrastrarme». Manifestó no saber cómo se produjo las lesiones que constaban en el parte médico. «A lo mejor me caí», añadió. Entonces, la fiscala le preguntó por las contradicciones de lo declarado en el momento de la denuncia y en la instrucción del caso con lo relatado en el juicio, a lo que la mujer respondió que todo aquello era mentira, que pudo haberlo dicho porque estaba enfadada con su esposo en aquellos momentos.

El juez no la creyó, condenó a su marido y abrió un procedimiento por un presunto delito de falso testimonio contra la mujer, que de víctima pasó a acusada, sentándose en el banquillo el 14 de septiembre del 2006. No llegó a declarar. Asumió la culpa y su letrado negoció con el fiscal una reducción de pena, que en un principio era de un año de prisión.

Mintió para ayudar al marido

Tras reconocer que mintió para ayudar a su marido, el juez la condenó a seis meses de prisión y a la multa correspondiente, «al tratar de perturbar el normal funcionamiento de la Administración de Justicia».

Si la mujer fue condenada, su marido ya lo estaba. Cuando el procesado recibió la sentencia que lo condenaba por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, recurrió a la Audiencia Provincial, pero ese tribunal también lo castigó.


 Perfil  www  Editar    Citar  
Gamma




ESTA WEB Y YO SOMOS UNO
Registrado el:
22-03-2006

De Vilamartin

Mensajes : 4873

OFF-Line

 Enviado el 07-11-2008 a las 20:35   
Habría que verse en el caso, pero sea por cariño o por coacción, no entiendo ya lo primero la agresión, evidentemente, pero sobre todo que se retire una denuncia después de que te arrastren de los pelos por la calle ¡¡y 1Km!!, ¿Como se puede perdonar algo así? o aunque sea distinto...¿Como se puede perdonar una agresión, sobre todo a alguien que supestamente te quiere?


No se que os parece a vosotros la noticia que, aún siendo desgraciadamente habitual, no deja de ser increíble.




¡¡¡¡AUTOBUSES URBANOS EN VALDEORRAS YAAAAA!!!

[ Este mensaje fue editado por: Gamma el 07-11-2008 15:41 ]

 Perfil  www  Editar    Citar  
Makinen

Mi Foto



Registrado el:
13-08-2006

De O Barco

Mensajes : 2659

OFF-Line

 Enviado el 07-11-2008 a las 23:39   
No sé...Cuando estás colado por una persona es como una droga: Sabes que te hace daño pero al mismo tiempo tamién te hace daño estar sin ella.

A lo mejor ese es el problema de raíz de la violencia de género y el por qué de que se retiren tantas denuncias.


-----------------


 Perfil  www  Editar    Citar  
miconyo


COLABORADOR/A
Registrado el:
28-05-2008

Mensajes : 417

OFF-Line

 Enviado el 08-11-2008 a las 11:32   
No hay logica en estos casos, por mucho que intentes entenderlo es imposible, creo que el amor ( aunque sea ciego..) va unido al mutuo respeto y cuando este falla no puede llamarse amor....sera un habito o una dependencia...lo malo que con esta carencia de respeto, luego pasan las cosas que oimos tan amenudo de muertes y malos tratos....

 Perfil  Editar    Citar  
  
Saltar a

Splatt Forum © By: Splatt.it
Version: 3.2



Elaboration time: 0.897979 seconds.


  O barco.com , © Todos los derechos reservados.